…”Sigue el camino de Adoquines amarillos”…

Y finalmente lo conseguí, después de tanto tiempo perdida entre las sombras, bueno yo más bien diría una vida entera, me he encontrado. Creo que al fin después de años y años, mi vida tiene algún sentido, y aunque este pueda parecer caótico, para mí tiene un equilibrio y una entereza digna de mención. Amo la vida, porque aunque sea odiosa en muchas ocasiones, siempre nos sorprenderá cuando menos lo esperemos y sin duda, se que lo llevo repitiendo mucho últimamente, pero si no lo hubiera vivido directamente en mi piel, no insistiría en ello.

La clave está en la receptividad, me he pasado mucho tiempo siendo pesimista y no porque quisiera serlo, porque sin duda el optimismo y la sonrisa son signos que siempre me han acompañado, pero la adolescencia es una época difícil y yo siento que tarde muchísimo en salir de ese vacío profundo que te provoca, esos cambios y esa búsqueda de un camino.

Hoy hay adoquines amarillos donde ayer no había mañana, se que los adoquines amarillos son solo creados en nuestra imaginación, pero no me importa vivir un mundo soñado, porque sin sueños no merece la pena vivir, y prefiero caminar sobre el cielo, que pasarme la vida con pies de plomo y observando el cielo como algo inalcanzable.

El sendero se hace claro y conciso después de años perdida en la niebla, y es que aunque no sepa que será de mi futuro, aunque no se en que trabajaré, como será mi vida. Si que se por donde quiero empezar, y los principios sobre los que quiero llevar mi vida. Y es por eso que me siento completa, porque no hay nada más importante que mostrarse receptiva al mundo que te rodea, fue así como sin querer descubrí que en Málaga hay una cafetería donde los martes por la tarde recitan poesía. Este encuentro fue un día curioso, estaba hablando con un amigo en un tono bastante existencialista, lo cierto es que hoy no recuerdo de que era, pero si tengo el recuerdo de que disfrutaba con ella.  Es cierto que me encanta hablar, pero disfruto aún más cuando hablo con gente que sabe más que yo, que me muestren libros que no he leído, películas que desconocía, nuevas melodías, información curiosa y desconocida. Es algo que me cautiva, pero por desgracia es difícil de encontrar, no porque yo sea un genio o una persona de gran cultura. Lo cierto es que me doy a mi misma mucha rabia porque siento que no he leído todo lo que debería, que cada día que pasa es crucial y que a cada día andado son horas de lectura y aprendizaje desperdiciado, ojala existiese la  habitación del tiempo de Dragonball, me encerraría con toneladas de libros y películas y cuando saliese no habría pasado ni un solo minuto y podría alternar nueva lectura y cine con lo que he aprendido y disfrutar de nuevas experiencias…

No se, realmente no vivimos la vida, no nos culturizamos, mi cuarto está tan atestado de lectura que tengo que poner nuevas repisas ya, hay libros que incluso tengo apilados, pero es como si no fuera bastante, ni siquiera he pasado la punta del iceberg en la cultura literaria o cinéfila, o las melodías de grupos que por presupuesto o ideologías ni siquiera han visto la luz. Aprovecho para felicitar a Vetusta Morla, a los cuales comencé a  oír cuando ni siquiera tenían videoclips. Y animo a que salga a la luz el grupo Versatile, del cual me he enamorado. Que lástima no haberlos visto el día 27, realmente tenía pensado ir a ese modesto pub de  Murcia solo para dejarme embriagar por sus notas y sus letras.

Vaya! Como se me ha ido, volviendo al autobús la situación fue un miércoles o un jueves, sobre las 8 y media de la tarde, volviendo a la casa de mi hermano, una señora de unos 65 años se da al vuelta y comienza a comentar lo que estábamos hablando, no era la típica mujer mayor que suelta paparruchas, solo por mantener una conversación. Quizás sea un poco antisocial, pero odio a los desconocidos que comienzan a hablar de idioteces solo por tener un contacto humano, ¿incómodo silencio?. Bendito silencio, siempre me mantengo, o lo intento, al margen de ese tipo de conversaciones sin sentido, es solo desperdicio de saliva.

Bueno pues esta señora resultó ser poetisa aficionada y nos invitó a acudir allí donde se reunían los martes por la tarde para recitar, por si sencillamente queríamos escuchar o incluso participar. Sin duda me sentí transportada a aquellos poetas que se reunían en cafés solo para tener conversaciones donde inteligencia y sentimientos se fusionan en un mar de existencialismo. Amada cultura tan despreciada y exiliada en esta España sucia y desgastada, de la cual ya uno llega a dudar si frotando se le podría llegar a sacar brillo.

Pues desde hace unos meses he tenido un par de situaciones como esas, como con la poetisa, me ha encantado comprobar que si sabes observar, o mejor dicho,si estás abierto alo que te rodea, descubres mundos maravillosos. Cualquiera ante la primera palabra podría haber pensado que era una vieja loca y haber pasado de ella, o haber estado hablando de tonterías y ella nunca se habría girado, o haber hablado de cosas tan banales que nunca se hubiese descubierto quién era ella y que ese lugar existía, cualquier cambio de reacción o situación habría llevado a que no se cumpliese esa situación y por tanto ese día no habría obtenido esa gran satisfacción…

… Abrámonos, a las posibilidades, a las oportunidades, al mundo, a la vida… Di “SI” a la vida…

-El hombre sabio querrá estar siempre con quien sea mejor que él.

PLATÓN

– No hay perfección sin esfuerzo. Los mediocres jamás cosechan rosas por temor a las espinas.

JOSÉ INGENIEROS

– Durante mi segundo año en la escuela de enfermería, el profesor nos hizo un examen sorpresivo. Contesté las preguntas con seguridad, hasta que leí la última “¿Cuál es el nombre de pila de la mujer que hace la limpieza en la escuela?”. Pensé que se trataba de una broma. La había visto varias veces pero ¿Porqué habría de saber yo como se llamaba?. Dejé en blanco el espacio para responder a la última pregunta, y entregué el examen. Una alumna preguntó si la última pregunta contaría para la calificación. Indudablemente – contestó el profesor. En su vida profesional conocerán a muchas personas. Todas son importantes y merecen su atención y consideración, aunque lo único que intercambien sean sonrisas y saludos. Jamás olvidaré esa lección. También averigüé que la dama encargada de la limpieza se llamaba Dorothy.

JOANN JONES.

2 pensamientos en “…”Sigue el camino de Adoquines amarillos”…

  1. Sin duda…me dejas sin plabras, más prefiero un silencio ahora que he oido las tuyas, nosé que decir. Transparencia.
    Nunca sabemos que nos traerá la marea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s