Morir en vida…

Idiotas que no aprecian la brevedad de la vida ni la intensidad de los sentimientos.
¿Qué es más importante que sentirse vivo? Aunque sea triste, amargo o alegre, eso no importa, es mejor que estar enterrado en vida.
Que te coman los gusanos cuando aun caminas, que se te pudran los pulmones cuando aun respiras, que tu corazón no lata pero tu cerebro siga activo…
No nos damos cuenta de  que es un pedacito de infierno pero también un pedacito de cielo, y con la brevedad de un suspiro se apaga y ya no surgirá nunca más.
Cuántos seres, que caminan por el mundo, y  en sus ojos no ves nada, salvo la muerte. No existe pasión, ni competitividad, tampoco amor, ni por uno mismo ni por otros, son solo recipientes vacíos que caminan por este mundo, plagado de zombies como ellos y solo esperan que el último suspiro se los lleven y les libere de la apatía y del sin sentir de este universo tangible. Los  pocos afortunados que por un motivo o por otro sienten al fin la vida, esos seres, que cómo si de mariposas se tratasen, han despertado de su largo letargo, han dejado de ser el gusano que solo comía y dormía sin rumbo, para transformarse en una preciosa criatura que solo desea contemplar y disfrutar desde las alturas de la vida mientras aun le quede tiempo. Muchos seres no tienen el placer de ser una mariposa, sino  que pasan sus días en ese estado comatoso que solo les impulsa a las funciones básicas. Y ya sea por los depredadores o porque su capullo fue demasiado frágil, nunca llegan a sufrir la metamorfosis necesaria para afrontar la vida. Evitan la felicidad a costa de evitar el sufrimiento, y no se dan cuenta que para una vida completa ambos son necesarios. Porque si no sufriéramos, si nuestro corazón no sintiera las puñaladas de la vida y no se llevase decepciones, significaría que no sentimos absolutamente nada, y eso no nos dejaría hueco para amar, o para  que nuestro corazón  manifieste euforia, melancolía, ternura, sorpresa, candidez… La vida se compone de buenos y malos momentos, de alegrías y frustraciones, pero si estas segundas no existieran, cómo disfrutar de las primeras?. No las reconoceríamos aunque nuestra vida dependiese de ello…

“Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.”

Oscar Wilde

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s