Mirándome al espejo…

legacyartvf032favoleup31

En estos momentos siento que todas las entradas anteriores, o casi todas deberían desaparecer… Me siento soñadora melancólica, siento que mi alter ego escribe las palabras por mí, un ser tan romántico y perdido que no tiene cabida en este universo, un ser que sufre tanto y se siente tan solo, un ser que no encuentra paz, pero que tampoco la desea. Porque la melancolía es su amada, es la fuente de su inspiración, y odia todo lo superficial, lo odia tanto que le duele el simple hecho de contemplarlo. Y al ver tantos iconos, tantos monigotes, tantas habladurías sobre el mundo físico, un mundo en el que no tiene cabida los sueños, la fantasía y la imaginación… Se siente acuchillado, decepcionado. Mi alter ego grita de dolor y desea que solo haya sentimientos, sentimientos de amor, sentimientos de dolor, sentimientos de melancolía, sentimientos de inspiración, sentimientos infinitos, sentimientos incomprendidos… Pero que sean sentimientos de un alma soñada y no de una carne putrefacta.
Puede que mañana esté oculto en lo más profundo de mi interior, puede que mañana esta criatura no interrumpa mis pensamientos mundanos, hecho que no deseo, pero ella es así, despierta cuando desea, deja en ridículo mis pensamientos y todo lo que me rodea y luego sencillamente encantada por Morfeo vuelve a sus aposentos. Es entonces cuando me abandona, dejándome que sola contemple y escoja las decisiones para seguir en ese triste y doloroso mundo.
Surge entonces esa pequeña alma misericordiosa, feliz y contemplativa, esa pequeña criatura que contempla el mundo de color de rosa y me invade observando como todo es cute y kawaii. Así es el mundo que intento percibir cuando ella me abandona, cuando la criatura oscura hace que mi corazón deje de arder mientras mis dedos congelados dan una apariencia pálida a mis manos. Y así ella, que sabe tocar el piano, recrea melodías en mi cabeza que se transmiten hasta mi corazón, obligándome a recordarla, amarla y odiarla, porque es lo que nunca seré. Y si lo fuese, aunque gratamente hermosa, sería mi mente, y la melancolía hará arder en mi corazón hasta mi garganta como ahora lo siento. Al cabo de los días los meses y los años, también sentiría y extrañaría ese color rosa que me hace tan impulsiva, bruta y pastelosa.
El gran dilema de un corazón de caramelo que se puede hacer añicos en segundos. O quizás es al revés… Quien sabe…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s